top of page
Portada - Los iluminados (sombra).png
Contraportada - Los Iluminados.png

Los relatos de Los iluminados, escritos a partir de 1841 y publicados en un solo volumen en 1852, constituyen un libro que cobra sentido a la luz de la búsqueda de los misterios que intrigaban y atraían a Nerval. Sus diferentes capítulos fueron publicados separadamente, casi siempre por entregas, en diferentes revistas y periódicos del momento. Sin embargo, existe un hilo conductor entre sus diferentes historias. Se trata, en cada caso, de personajes que se encuentran o se adentran en una situación de marginación; puede tratarse de estados mentales frágiles, desordenados o delirantes, como en el caso de Jacques Cazotte o Raoul Spifame; de pretensiones místicas exotéricas, como las de Cagliostro o Quintus Auclair; de excesos galantes desaforados, como los de Restif de La Bretonne, o de un enorme malentendido que lleva al Abad de Bucquoy a padecer la exclusión social, la persecución y el encierro. El caso es que estos iluminados son una muestra de que el ser humano puede ser llevado a vivir una alteridad —casi siempre perturbadora— de la condición humana. Y en ese sentido, constituyen una crítica de la «normalidad» impuesta por la sociedad.

 

Del prólogo de

RAFAEL SEGOVIA

bottom of page